Núria Soto: “Lo único que evoluciona en Deliveroo es tu cuota de autónomos”

GABRIEL NAVALES

Fotos: JUAN MANUEL MAIDANA

Núria Soto, 24 años, nacida en Barcelona, nos recibe en el Pati Llimona de la ciudad condal, donde está haciendo un curso de fotografía. Estudió periodismo en Blanquerna, con un crédito que aún está pagando, y a los 16 años empezó a trabajar para poderse pagar sus cosas y su formación, ya que con la ayuda de su madre (con su padre no tiene relación) no podía costearse la universidad. Nuri empezó como recaudadora de socios, pasando por auxiliar de guardería, camarera y promotora de eventos, y durante su segundo año de carrera se adentró en el mundo de Deliveroo y los trabajos de mensajería de comida. Seducida por la flexibilidad horaria y la ausencia de cualquier jefe autoritario, vivió el auge y la transformación del sector, al mismo tiempo que su vida se veía mermada por la inseguridad de su contrato, el alto riesgo de su oficio y las nulas expectativas de crecimiento en progresión en su empresa.

Vista la situación, con varios compañeros fundó el sindicato Riders X Derechos, encargado de ayudar y proteger a los riders que lo requieran. Esta iniciativa les costó su despido, y jóvenes, en pleno paro y con ganas de justicia, crearon el proyecto Mensakas, con vocación de convertirse en la primera cooperativa de mensajería de comida con estándares éticos y colaborativos.

Al acabar la entrevista, y fuera de micro, Nuri nos comenta cómo de complicado ve el mercado laboral, y cómo a través de Mensakas busca crear un espacio en el que los y las jóvenes de su sector puedan encontrar el espacio en el que crecer y tener algún día la certeza de poder llegar a fin de mes.

¿Cuándo empezaste a trabajar en Deliveroo?

Empecé a trabajar con Deliveroo a los 22, cuando estaba con otros trabajos y estudiando también periodismo. Empecé con Deliveroo porque lo vendían como un trabajo flexible.

¿En qué otras cosas trabajabas?

Había hecho de promotora todo el verano durante 20 días seguidos. Se me acababa el contrato y fue muy fácil entrar en Deliveroo. Fue a primeros de septiembre del 2016.

¿Lo veías como un trabajo temporal?

Nunca lo vi como un trabajo para toda la vida en el que pudiera evolucionar. Lo único que evoluciona en Deliveroo es tu cuota de autónomos. Es contradictorio, porque si eres autónomo cada vez pagas más porque se supone que cada vez tienes más ingresos, cosa que en Deliveroo no pasa, hecho que nos convierte en falsos autónomos.

“Lo único que evoluciona en Deliveroo es tu cuota de autónomos”

¿Y qué te llevó a elegir Deliveroo en vez de otra cosa?

La flexibilidad que me vendían y el hecho de que me gusta ir en bicicleta, trabajar al aire libre y no tener un jefe con los ojos clavados en ti… pero a medida que vas trabajando en estos sitios, te das cuenta de que la flexibilidad no existe y no es real, y como trabajo está bien, pero las condiciones no. Te hacen correr más de la cuenta, te hacen ir mal a final de mes… y pagar un montón de impuestos que no deberías pagar.

¿Es peligroso ser rider?

Es peligroso cuando la empresa no te da ningún seguro y no te cubre nada, y es peligroso sobre todo cuando te pagan por pedido y cobras poco. Eso hace que la gente que va mal de dinero corra más de la cuenta y cruce algún semáforo en rojo que no debería cruzar para al final poder pagar el alquiler.

Es peligroso, pero sobre todo lo es el modelo de empresas como Glovo y Deliveroo, más que el trabajo en sí.

“Es peligroso cuando la empresa no te da ningún seguro y no te cubre nada”

¿Y cómo definirías a los riders como colectivo?

Como un colectivo joven y consciente. Hay gente de todas las edades pero, el sindicato Riders X Derechos, por ejemplo, lo estamos sacando adelante gente joven, que creo que es lo que le falta al resto de movimientos; esa parte de consciencia entre las nuevas generaciones, y de lucha, porque la mayoría de colectivos que están actualmente en lucha, están también envejecidos.

“La mayoría de colectivos que están actualmente en lucha, están también envejecidos”

Sois la primera ola de trabajadores de un nuevo modelo de trabajo

Exacto, y creo que va relacionado con la diferencia entre estos nuevos modelos de hoy en día y los que había antes. Antes, tú sabías si eras un pringado y te estaban explotando o no. Los nuevos modelos de trabajo hacen que creas que te estás autorealizando, que eres tu propio empresario y tu propio jefe, y creo que es la manera de explotar de hoy en día, que de nueva no tiene nada; es una nueva forma más moderna de explotar, y creo que hace que la gente sea menos consciente de que está siendo explotada.

“Los nuevos modelos de trabajo hacen que (…) seas menos consciente de que estás siendo explotada”

En todo trabajo hay un punto de seguridad que puedes encontrar en tu relación con los compañeros o con la empresa ¿Es un trabajo tan solitario como parece? ¿Dónde la encuentran los riders?

Puedes encontrarla en los compañeros, con ejemplos como el sindicato Riders X Derechos, que nació gracias a los vínculos previos que teníamos entre nosotros.

Antes estábamos divididos por zonas, y siempre que terminábamos un pedido volvíamos al centro de zona, y allí terminabas conociendo a los compañeros. Estos vínculos fuertes son los que te dan más seguridad y más fuerza a la hora de reclamar derechos y de hacer grupo.

Cuando Deliveroo vio que nos estábamos empezando a organizar, lo primero que hizo fue eliminar los centros de zona. Fue al mismo tiempo que la empresa empezó a crecer, y cada vez había más trabajadores que se cruzaban por las calles sin conocerse, y resultó cada vez más difícil organizarse, y los que nos habíamos organizado al principio nos despidieron. Ha habido juicios y algunos tenemos procesos abiertos todavía. Eso fue lo que desmoronó la resistencia organizada, pero ahora vemos cómo se van creando vínculos entre riders, y cuanto más descontento hay, más unidad hay también; aunque organizarse es más difícil que antes porque no hay centros de zona y las empresas han crecido.

“Cuando Deliveroo vió que nos estábamos empezando a organizar, lo primero que hizo fue eliminar los centros de zona”

Os dividen.

Nos dividen.

¿Cómo analizas la situación del mercado laboral y cómo te sientes al respecto?

Me siento mal en cuanto a esperanza y perspectivas de futuro. Veo que está muy de moda esto de pedir aquí y allá, pero parece que nadie conoce qué hay detrás de eso. Para empezar, estas empresas no están dadas de alta de mensajería y no tienen gastos de seguros ni de nada, y gran parte de su rentabilidad la sacan de la venta de datos. Por lo tanto, crear una alternativa ética y competitiva es muy complicado.

“Gran parte de su rentabilidad la sacan de la venta de datos”

Por otro lado, sus plantillas se basan en falsos autónomos, que controlan a través de un algoritmo que decide tu cantidad de pedidos y la cantidad de horas que puedes trabajar y te puede penalizar.

Entonces ves como estos modelos de trabajo van creciendo al tiempo que precarizan su sector (en este caso la mensajería) y al mismo tiempo la gente parece que no puede imaginarse un mundo sin la seguridad social, pero uberización y seguridad social no son compatibles de por sí.

“Estos modelos de trabajo van creciendo al tiempo que precarizan su sector”

Cuando veo estos nuevos modelos, en los que la gente ya no es consciente de que está siendo explotada, en los que cada vez salimos menos a la calle y en los que todo está siendo mercantilizado a través de plataformas digitales, incluso las relaciones afectivas… esto me genera malestar y creo que desde nuestro sindicato yo aporto mi granito de arena y estamos intentando hacer de muro de contención, pero parece que todo va en la dirección que contraria, y esto me da desesperanza.

“Todo está siendo mercantilizado a través de plataformas digitales, incluso las relaciones afectivas…”

¿Cuál crees que es el papel de los sindicatos tradicionales ante esta nueva realidad?

Creo que se tienen que adaptar. Nos encontramos ante nuevas formas más modernas de precarizar, pero en el fondo es lo de siempre. Recuerdo que cuando empecé en Deliveroo, fui a un sindicato en Bilbao, y el más veterano del sindicato decía que no había que dedicar demasiado tiempo a los riders de Bilbao en comparación con el que había que dedicar a los trabajadores de una fábrica. Entonces le rebatimos que quizás en un lado ahora hay tres trabajadores y en el otro cuatro cientos, pero mañana en el de tres habrá cuatro mil, porque es lo que se viene. Se necesita un poco de readaptación, de conocer lo que se viene y conocer cómo entrar en este mundo digital, pero de manera más responsable, porque lo que se pide es una regularización.

“(Los sindicatos tradicionales) se tienen que adaptar”

Está muy bien decir no al capitalismo y a mil cosas, pero el tema es que hay que entrar en este nuevo siglo de manera responsable, frenando estas plataformas tipo Uber o regularizándolas, o dando cabida a otros tipos de proyectos como Mensakas, cooperativas sin ánimo de lucro que pretenden generar trabajo participando en una economía social y de consumo responsable. Hay que dar cabida al modelo cooperativista y regularizar fondos buitre que vienen aquí a lucrarse con los datos de la gente y con la precarización de sectores.

“Hay que dar cabida al modelo cooperativista y regularizar fondos buitre que vienen aquí a lucrarse con los datos de la gente“

¿Qué crees que tiene que pasar para que este sindicalismo se adapte y para que modelos como el de la cooperativa Mensakas se impongan al de Uber?

Para adaptarse, creo que el hecho de tener cada vez más casos, y de que estas empresas vayan creciendo, ya provoca que los sindicatos se vayan adaptando y que las nuevas generaciones que llegan a los sindicatos ya conozcan más estos modelos. Creo que hay que vivirlo, entenderlo y escuchar a la gente que lo está sufriendo ahora mismo.

“Hay que vivirlo, entenderlo y escuchar a la gente que lo está sufriendo ahora mismo”

Para que cooperativas como Mensakas acaben siendo el modelo, creo que hay una parte de administración y de políticas que deben regular más y poner más límites, y luego hay una parte de concienciación; es decir: “¿Por qué es mejor pedir con Mensakas que con Glovo o Deliveroo?” Pues porque tú sabes qué son Glovo o Deliveroo y lo que provocan.

Hay que buscar que tanto Gobierno y Administración como a nivel social estemos más concienciados.

¿Cómo es ser mujer rider?

Me he sentido siempre muy a gusto con mis compañeros; a veces me olvido de que soy una chica entre cuatro mil chicos, pero sí que es verdad que hay muy pocas chicas en este sector, de hecho en Mensakas queremos que entren muchas chicas y su sueldo va a ser un 5% superior al de los chicos para fomentar que entren en este tipo de trabajos.

¿Has sufrido acoso?

Sí. Esto justifica también el 5% más que las chicas van a cobrar en nuestra cooperativa. También hay que decir que te encuentras con lo que te encuentras yendo también sin bici, con comentarios fuera de lugar o tratándote como si fueras un poco gilipollas, diciéndote cómo tienes que hacer las cosas… actitudes que recibes tanto en este trabajo como en cualquier otro.

¿Qué hay que hacer para apoyar al sindicato Riders X Derechos?

Desde Riders X Derechos intentamos hacer llegar a todo el mundo el mensaje de que si tiene problemas con la empresa, puede venir al sindicato y allí te podemos ayudar en toda la parte legal, de reclamaciones o de protección. Pero también hay otra realidad, y es que hay muchos riders que quieren ser autónomos reales -cuando ser autónomo real en este modelo es imposible- y luego hay a quienes no les importa estar como falsos autónomos siempre que reciban bonus económicos por parte de la empresa. Nosotros queremos incidir en las dos partes, pero entendemos que la gente que está en una situación muy precaria pida bonus y mejoras económicas.