Nuevos horizontes para el urbanismo: “Escuchar y transformar la ciudad”

La Factoría
Desde su propio nacimiento, la ciudad ha sido una construcción humana en permanente evolución. Si bien su desarrollo cuenta con una Historia milenaria y a lo largo de ella han sido muchas las etapas de su progreso y diversas las respuestas sociomorfológicas asociadas, no fue hasta la llegada de la Revolución Industrial cuando las urbes iniciaron un proceso expansivo sin paragón hasta situarlas, en apenas un siglo, como principal foco de estudio y motor económico para la Humanidad. En los últimos cien años, las principales urbes del Planeta han experimentado un crecimiento exponencial, especialmente tras la Segunda Guerra Mundial, cuando se consolidó el éxodo del campo, comenzó a forjarse una nueva forma de trabajo-consumo-financiación y las periferias tuvieron que expandirse para dar cabida a millones de personas que buscaban nuevas oportunidades vitales y laborales rodeadas de brillantes luces, altos edificios y anchas avenidas. Paralelamente a este festín urbanizador, la desigualdad y la pobreza urbanas hicieron también acto de presencia y comenzaron a causar estragos. Y con todo ello, las metrópolis fueron concentrando inmensas cantidades de capital al tiempo que se iban granjeando una destacada reputación, hasta convertirse en las potencias mundiales que son hoy en día.

 Imagen de portada del libro ‘Escuchar y transformar la ciudad. Urbanismo colaborativo y participación ciudadana’, de Paisaje Transversal.

Imagen de portada del libro ‘Escuchar y transformar la ciudad. Urbanismo colaborativo y participación ciudadana’, de Paisaje Transversal.

Este desaforado y descontrolado progreso ha sido denunciado a lo largo de la Historia reciente por numerosas voces, pero también por entidades internacionales tan relevantes como las Naciones Unidas. Esta preocupación dio lugar a la celebración, en 1976, de la Primera Conferencia de Naciones Unidas sobre asentamientos humanos (HABITAT I) en Vancouver. Fue en ella en la que por primera vez en la Historia se insta a los Gobiernos Nacionales a reconocer la magnitud y las consecuencias de la rápida urbanización del Planeta. A partir de entonces, se inaugura un periodo de búsqueda de soluciones a los retos de la acelerada urbanización del Planeta a través de distintos hitos (Informe Brundtland de 1987) que desembocan en la que parece la llamada definitiva para la resolución de los males urbanos que nos asolan: la Agenda 2030 y la Nueva Agenda Urbana redactada por la ONU-Hábitat.

“Por primera vez en la Historia se insta a los Gobiernos Nacionales a reconocer la magnitud y las consecuencias de la rápida urbanización del Planeta”

En estos documentos se cristaliza una evolución en la manera de concebir y construir la ciudad y nuestro entorno urbano, establece como prioritarios los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la inclusión de equipos multidisciplinares y la participación ciudadana, a través de los cuales lograr una adecuada sostenibilidad ambiental, económica y social.

El reto pasa ahora por hacer efectivas todas estas declaraciones, iniciativas y principios que en los últimos años han ido permeando en las políticas públicas, pero que por sí solas resultan insuficientes. De nada servirán estos esfuerzos si los planteamientos expuestos no acaban teniendo una incidencia directa sobre nuestras ciudades, a través de políticas públicas que incidan sobre el medio ambiente urbano y sobre el impacto de las mismas en su entorno, sobre la movilidad y nuestros hábitos de consumo, y sobre la forma que construimos y vivimos nuestras ciudades.

Y para lograrlo es imprescindible asentar un cambio de paradigma en el urbanismo y en la manera de construir ciudad, donde la integralidad -la inclusión de factores y miradas disciplinares distintas en los procesos de transformación urbana de manera coordinada- y la participación social sean dos de los principales motores de este viraje.

“Es imprescindible asentar un cambio de paradigma en el urbanismo y en la manera de construir ciudad”

No en vano, la ciudad como ente vivo y complejo, requiere de herramientas que incorporen estas premisas. Por lo tanto, es necesario reunir elementos que van más allá de los límites del planeamiento urbanístico y que son también vitales para el éxito los procesos urbanos colaborativos. Para lo cual resulta ineludible definir nuevos instrumentos de planificación urbana capaces de aportar prospectiva a través de la definición de estrategias que permita adelantarse y adaptarse a las situaciones cambiantes que puedan acontecer, al tiempo que dan respuesta a las necesidades más acuciantes a través de acciones tácticas.

Y ese es precisamente el punto de partida de Escuchar y Transformar la ciudad, el primer libro de Paisaje Transversal. En él, ésta oficina de innovación urbana afincada en Madrid condensa sus más de 10 años y 100 proyectos de experiencia -teórica y práctica- para plantearnos cómo podemos afrontar y resolver las actuales problemáticas urbanas.

 Modelo circular basado en la transformació a través de la participación. Fuente: Paisaje Transversal.

Modelo circular basado en la transformació a través de la participación. Fuente: Paisaje Transversal.

Concretamente, esta edición presenta cómo “escuchar y transformar la ciudad” desde la reflexión y la exposición de distintos casos de estudio sobre nuevos modelos urbanísticos y arquitectónicos asociados a tres escalas diferentes: el espacio público, la ciudad y sus barrios y el territorio. Cada uno de estos tres capítulos centrales se inicia con una introducción general a cada una de estas escalas, para posteriormente realizar un abordaje metodológico sobre cómo plantear procesos de trasformación urbana desde una perspectiva integral y participativa. Y finalmente, ese corpus teórico se aterriza en proyectos concretos, como una muestra clara de que hacer urbanismo no solo es necesario, sino que es posible. Y lo hace además desde una manera apasionada y accesible, utilizando un lenguaje sencillo y certero que hace que este libro sea apto para todos los públicos.

“esta edición plantea Cómo “escuchar y transformar la ciudad” desde la reflexión y la exposición de distintos casos de estudio”

En definitiva, este libro se podría concebir como una suerte de compendio de la planificación urbana integral y participativa dirigido tanto a profesionales de la arquitectura y el urbanismo, estudiantes, representantes políticos, técnicos municipales y equipos de gobierno locales; sin olvidar a cualquier otra persona o entidad ciudadana con inquietudes sobre nuevas maneras de intervenir en la ciudad y en el territorio a través de políticas urbanas y procesos colaborativos.

Sin duda, estamos ante un manual de referencia para hacer de nuestras ciudades entornos mucho más humanos, justos, ecológicos y solidarios.

Necesario, pertinente y (muy) útil.


Paisaje Transversal (@paistransversal) es una oficina de innovación urbana. Creada en 2007 por Pilar Díaz Rodríguez, Guillermo Acero Caballero, Jorge Arévalo Martín, Jon Aguirre Such e Iñaki Romero Fernández de Larrea, desarrolla procesos de transformación de las ciudades y territorios desde una perspectiva integral y participativa. Desde su creación, ha desarrollado más de 100 proyectos entre España (Madrid, Cataluña, Aragón, Asturias País Vasco, etc.) y Latinoamérica (México, Perú, Brasil y Guatemala).

Además, Paisaje Transversal lleva funcionando desde 2007 como espacio de reflexión sobre desarrollo urbano a través de su blog, uno de los más influyentes en el mundo sobre arquitectura y urbanismo en español. En septiembre de 2015, Paisaje Transversal recibió el Premio a la Excelencia en la Economía Social Madrileña por su aportación a la sociedad a través de proyectos de urbanismo participativo. Asimismo, cuenta con el Premio Arquia/Innova 2016 de la bienal de arquitectura joven española Arquia/Próxima.